martes, 5 de julio de 2016

LA (DES) UNION DE PERIODISTAS DE CUBA...!

             Por Guillermo Alvarez (I Parte)
    
    Hace algunos años, cuando aun conservaba el carne de la mal llamada
 UNIÓN DE PERIODISTAS DE CUBA --porque nunca unió a nadie--, en tanto si separo a demasiados colegas de sus filas... y de sus respectivos órganos de la prensa oficial,  escribir o hablar de verdades prohibidas era poco menos que un delito.
      Y que era lo prohibido?, todo lo que no fuera oficial. Exponer errores probados, criticar a cualquiera de las figuras de las mas altas instancias del país (lo mismo civiles que militares), culpar de algunos o de todos los desastres a Ministros, Jefes de Organismos nacionales o instituciones politicas como el Partido, la Unión de Jóvenes Comunistas, los CDR, la Federación de mujeres Cubanas, la Organización pioneril, etc, etc, etc. podía conducirte a la cárcel, que de hecho muchos "visitaron".
      Y que ni se nos ocurriera hacer lo mismo de las Fuerzas Armadas o el Ministerio del Interior. Porque si era en La Habana, la primera entrevista podía comenzar por la tenebrosa Villa Marista --otrora propiedad de la Iglesia Católica--; y en el resto de la Isla, en cualquiera de sus casas conocidas por su valla exterior de G-2 o Departamento de la Seguridad del Estado.
      Sin embargo cuando todos, o la mayoría comenzamos a ejercer la profesión del periodismo sumamente jóvenes, lo hacíamos --lo hicimos--, cargados de ideas de las que nos enseñaron que se llamaban "revolucionarias",  que los militantes del partido, corruptos o por corromper eran entes sagrados. Que lo dicho, sugerido, orientado u ordenado por la alta jerarquía politica partidista o estatal (que al final es lo mismo), era lo que se debía publicar.
     Pero toda esa podredumbre, que muchos descubrimos tempranamente,  en la medida en que algunos tuvimos la oportunidad de ascender en la profesión, aun viva y dirigiendo a un país bajo principios estupidos, copiados de sistemas ya desaparecidos, ya no puede ni podrá seguir oculta.
     Y las pruebas de ellos son, primero, las palabras en un pleno ampliado de la UPEC, recientemente realizado en Cuba de la sub-directora del periódico Granma, Karina Marrón y luego una carta enviada --y publicada en las redes sociales--, a la supuesta casa directriz del periodismo cubano..., evidencias en ambos casos, como en la letra de aquella vieja canción de Los Van Van " ...Que La habana no aguanta mas". (ni Cuba entera tampoco).
   Tengo suficientes pruebas personales de lo que he dicho. Par no retocar lo tocado ya, solo anotare que cuando fui "despedido" de Juventud Rebelde en julio de 1991 la UPEC, lejos de ayudarme, apoyo la medida que me exigía el Sindicato Nacional de la Cultura, de que "me fuera a la agricultura"--a expiar mis penas--, como sanción por el delito de expresar en una carta privada, criterios personales que no voy a repetir. (continuara).
      
     
  
      
 

   
Publicar un comentario