domingo, 25 de agosto de 2013

!TENDIENDO PUENTES!


                      Por Guillermo Alvarez



     Hace unos cuantos años rodaba un chiste en Cuba en el que se vinculaba a "Pepito" con Fidel. Para ninguno de los que vivimos en el exterior es algo nuevo saber que las "bromitas" de corte político no eran nada bien acogidas,  --o si lo eran, porque hacían reír a quienes las escuchaban--, pero no le causaban ninguna alegría --a saber--, a ciertos funcionarios de alto nivel. Un colega bien informado y que de vez en cuando se relacionaba con los dirigentes de mayor rango, comento que  Fidel, lejos de molestarse, lo que hacia era reírse, como todo mortal.
       El cuento de marras consistía en que El Comandante en Jefe le preguntaba al "niño travieso cubano". Pepito, si se construyera un puente entre La Habana y Cayo Hueso, en la Florida, que tiempo se tomarían las personas en atravesarlo  de un lado al otro?.
     A lo que el muchacho  malvado de los cuentos, le respondía: "Permitame meditar un momento Comandante...", para luego espetarle a boca de jarro: "Mire, todo depende de la dirección en que se viaje, porque si por ejemplo, vienen de allá para acá, se demoraran un par de horas Comandante. Pero si fuera a la inversa, de aquí para allá, el tiempo de llegar a territorio americano seria de cuatro o cinco dias".
    Pero, por  que tanta la diferencia si la cantidad de millas a recorrer es la misma? pregunto de nuevo el Comandante, a lo que Pepito finalmente le contesto: "Bueno mire, eso es muy fácil. Lo que pasa es que de Estados Unidos a Cuba las personas se demorarían un par de horas porque vendrían en autos nuevos y rápidos, mientras la mayoría de los cubanos saldría a pie e irían por el puente: "Permiso, permiso, permiso..., lo cual ya establece la diferencia teniendo en cuenta hacia donde se viaja...."
      Como todos los cuentos en que el tema fuera Fidel, solo, o vinculado con Pepito, a las personas le causaban risas, por la triste realidad que todos conocemos de tantos coterraneos que se, si se han lanzado al mar en endebles embarcaciones, balsas, camiones preparados y en cuantas cosa hayan considerado para correr un riesgo tan peligroso, no ha sido por gusto.
      Pero no es mi objetivo con este comentario inventar algo nuevo, ni mucho menos provocar nuevas risas, cosa que seria harto difícil, considerando que el cuento haya llegado ya hasta las primeras migraciones de cubanos arribados a este país desde Cuba, antes y en los primeros años de la Revoluciono. Y  de los que vinimos después, es muy difícil que alguien no lo conozca.
     Pero si traje a colación el cuentecito es porque pensaba en precisamente en si alguna vez hubiera existido la posibilidad de construir un puente así, bastante mas largo que el de "Las siete millas", que une los Cayos de La Florida con Cayo Hueso, donde esta la famosa botella gigante que indica la distancia de 90 millas a partir desde ahí a La Habana, la construcción hubiera servido también para unir besos, abrazos y corazones.
      No me extrañaría, que debido a los avances cada día superiores de la tecnología, oyéramos, al menos a diferentes compañías debatiéndose el proyecto. Ya se sabe que las profundidades de esas 90 millas deben ser mucho mas de 20 veces superior  a las que existen con otros puentes como el del cuento y de túneles famosos en el mundo.
     Pero por lo menos, creo que seria lindo imaginar cubanos pasando libremente de un lado hacia otro sin puente alguno y del mismo modo mercancías, ropas zapatos, equipos eléctricos, autos y todo lo que se necesita en la Isla para vivir. Por supuesto que el día que ello ocurra, no habrá  ni que soñar siquiera con puentes o túneles. Pensemos, que todos tenemos derecho por lo menos a hacerlo, que ya de esa manera, estaremos tendiendo puentes.
Publicar un comentario