martes, 3 de septiembre de 2013

SAAVEDRA Y EL HOMBRE DE LAS CAVERNAS.


                             Por Guillermo Alvarez


    No se si exactamente la cantidad de personas asistentes al tan controvertido juego entre los ex-integrantes del equipo Industriales de Cuba residentes en Estados Unidos, y los que viajaron desde la Isla para reencontrarse en un terreno de Fort Lauderdale, fueron 2000, como anuncio alguna pagina WEB, cifra de las que algunos discrepan, pues se afirma fueron muchos mas.
     Pero de lo que si estoy convencido, aparte de ver mas de una foto, es que la cantidad de opuestos al partido, integrantes del  grupo "Vigilia Mambisa", no llegaron a 20. A Saavedra, su líder,  una vez mas, se le "poncho la aplanadora".
       Esta vez no fue  la misma  que  llevo a romper discos de Pablo Milanes a esta ciudad del  Sur de la Florida, frente al cuartel --perdón--, al Motel  Versalles, el bunker oficial de los Saavradenses, quienes sin haber sido alfabetizados aun, pretenden gobernar en una nueva  Cuba.
     Tal parece que al barbudo fariseo el calor le derritió el cerebro, por sus "guaperias",  porque unos cuantos lo vieron hacer como  en nuestros "piquetes" infantiles: "Recojan los guantes y los bates, que se acabo el juego...", mucho antes que se suspendiera el encuentro por la lluvia.
    Pero no los guantes de los industrialistas que viven dentro o fuera de Cuba, sino el de su grupo de corderos amaestrados, apenas adiestrados para gruñir; especialistas, como su cola de león, o cabeza de ratón,  en ofender a niños, mujeres y hombres que no sigan sus pasos y pongan en practicas sus ideas.
     Que se le puede pedir al Jefe de un grupo opositor que aspira cambiar los destinos del país donde nació --por error--. Que pretende sin cerebro dominar a millones de coterraneos, sin incluir los que están fuera de la Isla y desean cada día mas un acercamiento a ella.
     No se cuantos libros habrá leído en su vida o si logro alcanzar algún grado de escolaridad. Pero de lo que si estoy seguro es que, como dijo el filosofo Thomas Hobbes, en el siglo XVII: ..."la vida del hombre sin  la civilización era solitaria, pobre, miserable, bruta y breve".
       Y que triste coincidencia. La iconografia heráldica europea, al referirse durante cientos de años a "hombres salvajes", los presento durante la Edad Media en el arte y la literatura, como "criaturas barbadas y cubiertas de pelos y a menudo portando garrotes y viviendo en Cuevas..."
      Los cavernicolas se muestran como  seres cubiertos con retazos de cueros y animales. Y armados con rocas o garrotes de huesos de ganado. Con muy bajo nivel de inteligencia y agresivos.
     Siempre hay hombres y mujeres que en el mundo moderno viven en lujosisimas casas vistas desde exteriores, pero adentro, como en cuevas antiguas dado el bajo perfil de inteligencia, capacidad de análisis, entendimiento, raciocinio, respeto a la opinión ajena y a sus congéneres en general.
     Saavedra esta mas cerca de la Edad Media que de la civilización actual: el pelo como nido de gallinas viejas, la barba sucia y  mal cuidada y el cuerpo en vías de encorvamiento, como los hombres antiguos cuando llevaban sus garrotes. Claro, el solo lleva pancartas y cartones cuando camina. Cuando no, se encarama en su viaje aplanadora y coje un megáfono para alentar a su ya cada vez mas diezmada tropa.
     En definitiva me recuerda dos personajes tan disimiles e idénticos a la vez. Uno el de "Cheo Malanga", en el antiguo programa de la TV cubana San Nicolas del Peladero, quien con su enorme cuchillo al cinto, siempre alardeando de guapo decia: ..."Aguantenme, aguantenme que lo mato".
    El otro del conocido capitán araña, Basulto,  dirigente del grupo Hermanos al Rescate, quien cuando olfateo en  la distancia la presencia de un avión de combate cubano dijo: "La peste el ultimo..." y mientras tres avionetas eran abatidas por aquel Mig cubano  y caían al mar, el llegaba primero al punto de despegue. Y en efecto, hay quienes afirman que su avión olía a algo malo. Apestaba.

     
   
   
   
Publicar un comentario