miércoles, 25 de mayo de 2016

LEYENDO A PABLO

          Por Guillermo Alvarez


      Leyendo a Pablo en sus ultimas crónica que tengo frente a mi: EL CRUCERO ADONIA O LA MORRIÑA DEL INMIGRANTE; luego  LORENZO JAMONADA...,  me sucedió como al español Dyango, al cantar: "Recordando me puse a pensar, en lo que hemos vivido...", no porque la canción guarde relación alguna con el barco de marras, pero si con mi  propio colega Pablo Socorro.
     Por un momento no supe si llorar o reír, con su historia relacionada con la solicitud del pasaporte cubano y todas sus cosas  de manera tan cómica y refrescante.
      Y por mucho rato me alegre --me alegro tambien--, por haber compartido la suerte de poder hacer un periodismo libre de normas de redaccion, bajo leyes obligatorias  y patéticas del sistema, bajo el sugestivo titulo de prensa revolucionaria y tantos otros epítetos baratos que nunca resolvieron (y siguen sin resolver) nada.
      No seria honesto si  dijera que nunca pude publicar trabajos críticos, de esos que a algunos les retuerce la tripas, pero siempre dirigidos u originales, me dejaron grandes satisfacciones personales, la mano extendida de algunos (los menos) y la amargura manifiesta de otros.
       Siempre me gusto tratar de cosas diferentes, muchas que podían traer solucion a problemas aun  nunca resueltos. Esas que no les importan a muchos y a otros les causa urticaria.
    En fin, no me inmiscuí en el tema para hablar de mi, sino porque mi colega me recordó que su nombre esta ligando al de otros grandes PABLOS:  "Neruda", quien  pese a haber muerto de un cáncer de próstata, según el certificado de defunción, se dice  le acelero la muerte la  dictadura pinochetista en Chile. "El mas grande poeta del siglo XX en cualquier idioma", al decir de otro grande: Gabriel Garcia Marquez
A "De la Torriente Brau", al que una bala le arranco la vida por sus ideas  comunistas.Y ningún hombre merece ser ajusticiado por su filiciacion politica. 
    Pablo VI (Papa de la Iglesia católica desde junio de 1963 hasta septiembre de 1978).
     Quizás el menos famoso, pero muy conocido en su época entre todos los  celebres cubanos y mas satisfecho tambien fue  Pablo Lafargue, el novio de la hija de Carlos Marx, cuando el filosofo alemán lo sorprendió  en un "clinch" con su hija y le advirtió:  "joven, contenga sus impulsos tropicales".
   Por eso, Pablo,  sigue haciendo reír, que la risa y la ironía alegran a muchos, aunque molesten a otros, que siempre serán  los menos...
    
    
Publicar un comentario